Hablar de César Jerez, puede sonar familiar para unos y desconocido para otros. Este profesor, líder campesino y geólogo, viene trabajando con las zonas de reserva campesina desde hace muchos años. Sujeto de persecuciones en el pasado, pero fiel a su idea de reinvidicar al campesinado; hoy lidera un particular espacio en el barrio La Candelaria. Un lugar donde se puede encontrar una gran variedad de productos de las zonas de reserva campesina así como los productos elaborados por los distintos proyectos productivos de los excombatientes de la guerrilla.

Jerez, quien estudió en Rusia y también es traductor de dicho idioma, utilizó el apellido del famoso poeta ruso Aleksandr Pushkin para bautizar el café. Pushkin es reconocido por su activismo social durante su juventud, así como su espíritu revolucionario que lo llevó al exilio. Una historia un tanto similar a la historia de este bumangués y su rol con el campesinado colombiano.

El café está adornado con fotografías y elementos de las zonas de reserva campesinas, zonas con las cuales Jerez ha tenido una estrecha relación, él ha hecho parte de la Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra (ACVC), una de las primeras zonas de reserva campesina del país. Y parafraseando a Jerez, es este modelo la perfecta forma de contrarrestar el latifundismo que tanto daño le ha hecho al país.

Más allá de ser un lugar para compartir un café y poder conversar al ritmo de buena música, el café Pushkin se ha convertido en un importante espacio cultural de la ciudad. Desde lanzamientos de libros, pequeños conciertos o exposiciones artísticas se llevan a cabo en esta vieja casa de habitación convertida en café. Recientemente se está realizando la exposición «Humano más humano» con obras que expresan otra cara del conflicto armado colombiano.

Adicionalmente y como uno de sus objetivos principales, el café es uno de los principales puntos de distribución de los productos fabricados en las distintas zonas de reserva campesina del país, así como también productos hechos en los variados proyectos productivos de los ex combatientes de las FARC. Es así como se puede encontrar una amplia variedad de cervezas artesanales, cafés de muy alta calidad, miel, conservas, botas, artesanías, obras de arte, botas y hasta morrales elaborados por manos campesinas.

Así que la próxima vez que camine por el centro histórico de la ciudad, podría caminar un par de cuadras hacia el oriente para disfrutar de un buen café colombiano o una deliciosa cerveza artesanal nacional, y de paso colaborar con un excelente proyecto que construye paz día tras día.

El café Pushkin está ubicado en la carrera 1 No. 12-61

Publicación anterior

UB 40 EN COLOMBIA EN ESTE 2020

Siguiente publicación

Humano más Humano: Arte para hablar de paz y memoria

Ronald Ernesto Cano Gutiérrez

Ronald Ernesto Cano Gutiérrez

Cucuteño, desarrollador de software, activista, ciclista, cinéfilo y fotógrafo de calles, paisajes y luchas.