Esp. 🇨🇴

Las calles de la comuna 13 de Medellín fueron alguna vez caminos de sangre, violencia, drogas y pobreza. Esa era la historia contada pero ahora su presente está lleno de colores, talento y esperanza.

La comunidad de la comuna 13 decidió perdonar pero no olvidar y de esa manera cambiaron la violencia por el arte y el emprendimiento y con esto abren las puertas y su corazón al mundo.

Esta es una historia de colores, stencils, break dance y arte. También es una historia de cómo se transforma un contexto violento día a día a través del arte urbano. Este relato no lo escriben los politicos, lo escribimos los visitantes y los que habitan el lugar. Lo escribimos cuando caminamos sus calles, cuando hablamos y leemos sobre ello o cuando simplemente guardamos esos momentos, esas imágenes en nuestro corazón.

Eng. 🇬🇧

The streets of Comuna 13 in  Medellín were paths of blood, violence, drugs and poverty. That is part of its history. But the present is full of colors, talent and hope.  The community of Comuna 13 decided to forgive but not to forget and doing so, they changed violence by art and entrepreneur and nowadays they open not just their doors but their hearts to the world. 

This is a story of colors, stencils, break dance and art. This is the story of how a violent context is transformed every day using urban expressions. This story is written not by politicians but by its inhabitants and visitors; when you walk through it, when you read or talk about it or when you capture those moments in your mind and your heart. 

Publicación anterior

Henry Chalfant: el fotógrafo definitorio del arte callejero de Nueva York

Bad manners Altavoz 2018
Siguiente publicación

Altavoz 2019: Dieciséis años de música para todos

Big Fish

Big Fish

Bogotano, Docente , Guía turístico . Amante de las bicis, la montaña y la lectura. Realiza su labor en sector turismo y navega por los siete mares con cámara en mano.