Varias colectivas feministas se movilizaron en Bogotá en contra de los feminicidios y las violaciones basadas en género. Durante la cuarentena la situación de los feminicidios se ha agravado considerablemente. Pero fueron los hechos ocurridos con la menor de edad émbera violada por siete soldados, lo que desató con más fuerza la ira del movimiento feminista.

Aunque el gobierno nacional afirmó que caería todo el peso de la ley sobre los soldados que violaron a la menor de edad émbera, la Fiscalía cambió el delito de acceso carnal violento a acceso carnal abusivo, lo que reducirá la condena de los victimarios. Fotografía por Lina Paola Gasca Martín

La marcha

Desde la estación de Transmilenio de Banderas, en la localidad de Kennedy partió un numeroso grupo de manifestantes en su mayoría mujeres. La policía desplegó un grupo grande de fuerza disponible, grupo que fue criticado porque era mayoritariamente compuesto por hombres.

Lea también: Plantón contra la infamia

Al comienzo de la movilización, se encontraron con un camión que transportaba un pequeño grupo de soldados de la policía militar. Este hecho generó más ira en las manifestantes, pues básicamente la marcha se realizaba en contra de los abusos de la institución castrense.

Fotografías por Lina Paola Gasca Martín

Luego de la intervención de los gestores de convivencia, la marcha continuó hacia el sur de la plaza de Banderas. En la medida que la marcha se fue internando en el barrio hizo su aparición un grupo de Esmad conformado solo por mujeres.

Tensión en el distrito militar

La movilización entonaba arengas particularmente contra la policía y el ejército. Adicionalmente de hacer énfasis en el caso de la menor de edad émbera abusada. La tensión fue aumentando en la medida que la marcha se acercó al Distrito Militar No. 3.

Lea también: Contra los feminicidios y el abuso policial

Allí tanto la fuerza disponible, como el Esmad se colocaron frente a una de las entradas para proteger las instalaciones de algún supuesto acto violento por parte de las manifestantes. En este lugar se dieron enfrentamientos verbales entre policía y las personas de la movilización, pero sin generar ninguna confrontación física.

El barrio se indigna

Por las calles donde transitaba la movilización se recibían voces de apoyo a la indignación. Conductores tocando sus bocinas, personas con tambores desde sus apartamentos o algún transeúnte gritando en contra del «ejército violador».

El expediente de abusos sexuales cometidos tanto por las fuerzas armadas y la fuerza pública es bastante extenso. Recientemente la tía de una menor con discapacidad mental denunció que su sobrina fue víctima de abuso sexual por parte de un efectivo de la policía. Fotografía por Ronald Ernesto Cano Gutiérrez

Luego del paso por el barrio, la marcha retornó por la misma ruta hacia la plaza de Banderas. Para este momento la presencia del Esmad había aumentado con un par de escuadrones más, estos últimos conformados solo por hombres.

Canción sin miedo

Al llegar de nuevo a la avenida de Las Américas, las manifestantes entonaron «canción sin miedo» de Vivir Quintana. Luego de esta pequeña intervención, despejaron la vía pacíficamente y caminaron hacia una cancha deportiva adyacente a la estación Banderas.

Lea también: ¿Exceso de fuerza contra las movilizaciones feministas?

Así concluyó una manifestación pacífica que pretende ser la voz de la indignación contra los feminicidios y las violaciones basadas en género. Situaciones que tristemente se han naturalizado en la sociedad colombiana.

Fotografía por Ronald Ernesto Cano Gutiérrez

El abuso sexual a mujeres por parte de las fuerzas armadas y la fuerza pública ha sido una infame constante en la historia de dichas instituciones. Basta con recordar la violación de una mujer el año pasado en un bus de la policía nacional aquí mismo en Bogotá, así como la reciente denuncia de la tía de una menor de edad abusada por un policía en el mes de mayo.

Textos por Ronald Ernesto Cano Gutiérrez

Publicación anterior

EL CAMINITO MAS FAMOSO DE BUENOS AIRES

Siguiente publicación

La escena musical de los pueblos se reúne en el Encuentro Musical de Artistas de la Sabana

Equipo El Otro Parche

Equipo El Otro Parche

Equipo de cubrimiento fotoperiodístico de la revista.