Desde comienzo de mayo de 2020, se inició un desalojo en el sector de Altos de la Estancia. Este asentamiento en la localidad de Ciudad Bolívar, tiene una larga historia de estafas, violencia y otras problemáticas sociales que hacen tan complejo determinar una solución para la población que habita dicho lugar.

Algunos pobladores del asentamiento sienten que les ofrecen soluciones temporales y que el estado solo pretende limpiar su imagen.

Las invasiones en Altos de la Estancia vienen desde muchos años atrás. Incluso varias generaciones han crecido en dicho asentamiento y hoy por hoy ya tienen sus ranchos propios dentro del lugar. Sus habitantes han invertido dinero, sudor y lágrimas para levantar sus ranchos y por tanto esperan ser compensados en el caso de ser reubicados en otro lugar de Bogotá.

Lea también: Altos de la Estancia ¿Cuestionable manejo de la situación?

La invasiones ilegales son un problema bastante común en Latinoamérica, el cual es resultado de la desigualdad social de esta región. Además los llamados «terreros» han sabido aprovechar la precariedad de muchas personas para estafarlos vendiéndoles terrenos ajenos.

Lea también: Ciudad Bolívar entre el hambre y el virus

Visitando la zona nuevamente, encontramos que la alcaldía mayor de Bogotá estaba realizando una feria de servicios. Sobre esta feria de servicios se generaron algunas suspicacias entre la población. Algunos habitantes indicaron que se realizó sorpresivamente, aunque otros si indicaron que se habían comunicado telefónicamente con ellos para negociar.

Lea también: Ciudad Bolívar: Una población en vía de extinción

Se dividió a la población en dos grupos: Los que ya fueron desalojados y los que aún siguen viviendo en el asentamiento. Se priorizó al segundo grupo, y los habitantes indicaron que les dieron bonos para ser utilizados canjeados por alimentación así como un subsidio de arrendamiento por tres meses. Esta información fue corroborada por un comunicado emitido por la misma alcaldía.

Durante el tiempo que estuvimos en la zona, había molestia dentro de la población ya desalojada, debido a que no se les definía nada y llevaban varias horas de espera. Los habitantes cuestionaron el censo realizado, e indicaron que muchas personas de la zona que no habitaban el asentamiento aparecieron en el censo o en las filas para acceder a los subsidios o bonos. Es claro que hay mucho desorden con respecto al censo, pues al parecer no se tomaron datos al momento de los desalojos y hoy por hoy es bastante complicado tener certeza de quiénes eran los habitantes del asentamiento.

Lea también: Reciclaje:Tejiendo hilos de vida y amor en Ciudad Bolívar

La inconformidad de los habitantes es evidente. Pues en medio de la cuarentena la respuesta de la alcaldía no ha sido la esperada.

En esta feria de servicios, había una numerosa presencia de entidades distritales y personal de estas. La presencia policial era bastante reducida en comparación con días anteriores. Los habitantes también dijeron que la contratista que venía dirigiendo los desalojos, está ausente de la zona desde ya hace varios días.

Lea también: Cuarentena sin techo ni comida

Cabe anotar que la situación de este asentamiento se hizo mediática hace dos semanas y esto desencadenó una fuerte recriminación desde redes sociales a las acciones del distrito y de la fuerza pública. También hay que indicar, el acompañamiento que han realizado colectivos como el Congreso de los Pueblos y los Escudos Azules. Quienes han apoyado conayudas, asesoría jurídica e incluso evitando las constantes agresiones por parte de la fuerza pública.

Los colectivos como Escudos Azules y Congreso de los Pueblos han sido vitales para controlar las arbitrariedades por parte de la fuerza pública.

Al momento de publicar esta nota, el proceso de desalojo continúa. Y todo indica que al parecer esta será la semana en donde se desalojarán todas las personas que allí habitan.

Publicación anterior

LAS ENSEÑANZAS DE DON JUAN, UNA FORMA YAQUI DE CONOCIMIENTO

Siguiente publicación

PARCHE EN CASA CON SOY AYUDA FEST

Ronald Ernesto Cano Gutiérrez

Ronald Ernesto Cano Gutiérrez

Cucuteño, desarrollador de software, activista, ciclista, cinéfilo y fotógrafo de calles, paisajes y luchas.