A pesar de estar en una era donde el acceso a la información es relativamente sencillo, hay una gran cantidad de noticias falsas, rumores o bulos que han surgido en torno a la covid-19. Desde teorías conspirativas hasta remedios milagrosos, hacen parte de todos estos disparates que se afirman con respecto al coronavirus.

Lea también: Especial: Tiempos de pandemia

El origen sintético del virus

En un principio el origen natural del virus no se puso en entredicho, teniendo en cuenta que varias zoonosis habían ocurrido anteriormente en China durante la historia de la humanidad. Luego el virus pasó de ser una epidemia local a ser una pandemia global. En ese momento economías y carreras políticas se vieron amenazadas, y fue así como el rumor sobre el origen sintético del virus hizo su aparición.

Lea también: ¿Qué tan seria es la situación con el coronavirus en Colombia?

Audios de WhatsApp asegurando que el virus era una químera, que básicamente era una maravilla de la ingeniería genética. Luego se desató una controversia (que aún sigue vigente) sobre el origen sintético, en especial sobre que se tomó un coronavirus (estamos expuestos a varios desde hace años) y se le agregaron partes del VIH. Incluso Luc Montagnier, premio Nobel de medicina y quien descubrió el virus que causa el SIDA, sostiene esta teoría, aunque la OMS dice lo contrario y aún no se conocen las evidencias de parte de Montagnier.

Por el momento, lo que sigue sosteniendo la comunidad científica internacional es que es un virus que nació de una zoonosis en China, como lo fue el SARS o incluso la peste negra.

Más allá del uso de tapabocas, el distanciamiento social y el lavado de manos; no existen como tal remedios que eviten el contagio con el coronavirus.

Lea también: Tapabocas: ¿Usarlos o no?

El virus y las antenas 5G

Como tal existe una controversia sobre el efecto de esta nueva tecnología sobre el cuerpo humano. Se desató una histeria colectiva que llevó a que muchas personas la emprendieran contra las antenas que transmiten estas ondas electromagnéticas. Si es cierto que las ondas electromagnéticas se consideran cancerígenas, las ondas de la tecnología 5G no tienen un efecto ionizante que podría afectar las células humanas.

Lea también: Ciudad Bolívar entre el hambre y el virus


Por ende tampoco existe un riesgo para el sistema inmunológico que facilitará el contagio con coronavirus, y mucho menos como se llegó a afirmar, que el virus viaje aprovechando dicho frecuencia de transmisión.

La conspiración de Bill Gates y el chip de rastreo

Cuando comenzó a evidenciarse que Estados Unidos tenía altas tasas de contagio, Trump lanzó acusaciones hacia muchos lados. Uno de sus objetivos fue la OMS, a la cual la acusó de ser cómplice de China en la expansión del virus. Por este hecho, canceló los fondos que Estados Unidos le entregaba a dicha organización. Luego de este recorte, la organización de Bill y Melinda Gates que provee fondos a la OMS, decidió dar más dinero del que normalmente hacía.

Debido a esto, y sumado a una TED Talk de años anteriores donde Bill Gates expresaba que la humanidad podría ser azotada por una pandemia global; generó el rumor que Gates planeaba usar la vacuna contra el coronavirus como medio para implantar un chip de control en la humanidad.

Lea también: ¿Cómo es la educación virtual en algunas zonas de Bogotá?

Anteriormente hubo ocasiones en las que se indicó que Gates era el anticristo, uno de tantos anticristos explicados desde profecías antiguas y el Apocalipsis. Ahora añadamos que el movimiento antivacunas se ha ido fortaleciendo gracias a Internet (junto con otros como el terraplanismo), así que este rumor ha tomado mucha fuerza en las últimas semanas.

Lea también: Ciudad Bolívar: Una población en vía de extinción

Sobre esto hay que aclarar, que existen varias iniciativas de vacunas a nivel mundial. Pero la OMS ha invitado a las potencias científicas a aunar esfuerzos en vez de realizar carreras separadas por conseguirla. Aunque ya hay tecnologías para implantar chips subdérmicos, esta teoría nace de posturas de políticos conservadores en Estados Unidos. Y es una mala interpretación de las palabras de Gates sobre rastrear la salud de los trabajadores, algo que varias empresas de software a nivel mundial están promocionando usando apps similar a las usadas en China.

Lea también: En los focos de contagio de Bogotá

El riesgo de no vacunarse, en el caso de que se logre una vacuna, no es solo para una persona sino para su población circundante. Además el efecto negativo que se ha generado por el movimiento antivacunas ha sido palpable en Europa en especial con el sarampión.

Desinfectante, cloro, alcohol industrial y dióxido de cloro

En Turquía e Irán, se difundió el rumor que el alcohol industrial funcionaba como prevención al coronavirus. Esto ocasionó un envenenamiento masivo en ambos países. Hubo muertos y personas con severos daños hepáticos y ceguera. En Latinoamérica, afortunadamente el rumor fue inofensivo porque la propuesta era hacer gárgaras con agua caliente para matar el virus. Evidentemente ninguno de los remedios funciona.

Aunque el alcohol antiséptico y los geles antibacteriales con alcohol son usados para prevenir el contagio, su uso debe ser externo y en ningún momento ser ingeridos por las consecuencias que pueden tener para el cuerpo humano.

Luego aparecieron las desafortunadas declaraciones de Trump en una rueda de prensa. Trump proponía que se usaran desinfectantes o cloro inyectado o ingerido para eliminar el virus del cuerpo humano. Inmediatatamente fue necesario un pronunciamiento nacional en Estados Unidos para evitar que los ciudadanos tomaran dichas absurdas medidas, aún así varios ciudadanos lo hicieron y aparecieron intoxicaciones masivas en varios estados de la unión.

Lea también: El otro virus con el que lidiamos.

Antes ya había ocurrido una situación similar con la hidroxicloroquina, aunque actualmente es un tratamiento que se prueba en varios lugares, su mal uso puede ocasionar ceguera. Adicionalmente, se generó acaparamiento y compras masivas que dejaron sin dicho medicamento a enfermos de lupus y otras enfermedades que depende de el.

Lea también: Cuarentena sin techo ni comida

Para cerrar la galería de remedios «milagrosos» está el dióxido de cloro. Anteriormente se venía promocionando para curar varias enfermedades, y ya muchas personas venían bebiéndolo y hace parte de ese conjunto de pseudotratamientos que ponen en riesgo la salud humana. Incluso en Colombia se denunció que médicos hacían pruebas sin autorización en la ciudad de Bogotá. Evidentemente no funciona como cura y es riesgoso su consumo.

La incertidumbre

Es evidente que la incertidumbre y el miedo hacen que las personas busquen soluciones o culpables de este tipo de situaciones. Estamos en medio de una situación nueva para algunas personas. Porque igual ya habíamos vivido otras pandemias pero no a este nivel. Por tanto es necesario validar fuentes de información con respecto a tratamientos, vacunas y orígenes del virus. La salud no es algo para poner en manos de una cadena que llega por Internet.

Lea también: La Bogotá de la pandemia

Publicación anterior

I - Robot: La utopía de duplicarnos.

Siguiente publicación

Ancestral, un viche con sabor social

Ronald Ernesto Cano Gutiérrez

Ronald Ernesto Cano Gutiérrez

Cucuteño, desarrollador de software, activista, ciclista, cinéfilo y fotógrafo de calles, paisajes y luchas.