La habitación 511 del Hotel Ambos Mundos, fue considerada por Ernest Hemingway como el sitio predilecto de la Habana para escribir varios de sus libros. 

Fue aquí donde su vieja máquina de escribir le dio forma a los libros Muerte en la tarde (1932) Las Verdes Colinas de Africa   (1935) y Tener y no tener (1937).

Al     entrar a esta habitación es fácil imaginar  al viejo Hemingway, tomándose un café para acompañar las tardes de creación literaria en la Habana. 

Sentado frente a su máquina de escribir, con la ventana abierta para sentir el aire del caribe. Con el son cubano como soundtrack de fondo, el escritor norteamericano entregado a sus libros, a su obra. 

 En las afueras del Hotel, los relatos hablan del premio nobel de literatura cumpliendo una cita casi que sagrada, con la vida nocturna de  la habana; Un recorrido por los sitios que eran considerados como su santuario donde lo esperaba un buen mojito Cubano. Los bares La Floridita y la Bodeguita del Medio.  

La llegada del viejo escritor y periodista a la Isla se dió en 1928, y el afecto de este hacia el lugar, se ve reflejado en diferentes aspectos. 

El hotel convirtió la habitación que uso Hemingway, en un museo donde muestra algunas de sus pertenencias y explica detalles de su estancia a los visitantes. 

Hemingway y Fidel

 Fue tal el amor del viejo Gringo por la Isla, que convirtió un hobby, la Pesca deportiva en un acto social para compartir con el mismo Fidel Castro. 

De esos momentos donde se rompieron nacionalismos  y patriotismos, nació la inspiración para uno de sus más famosos libros El Viejo y el Mar.

Nuestra ruta viajera, culminó en la finca Vigía terreno que Hemingway adquirió con su esposa como lugar de retiro. Ubicada a 30 minutos de la Habana, la finca también funciona como museo donde los visitantes pueden degustar de la gastronomía cubana  y evidenciar el legado vivo del escritor en la Isla. 

Si quiere conocer más rutas viajeras siga mi cuenta en Instagram: @diariosdbicicleta 

Le puede interesar: 

Lo que el río nos dejó, El Mississippi de los libros 

Publicación anterior

Los skaters rodaron por Bogotá en el Skate Day

Siguiente publicación

Tres médicos colombianos en tiempos de coronavirus

Big Fish

Big Fish

Bogotano, Docente , Guía turístico . Amante de las bicis, la montaña y la lectura. Realiza su labor en sector turismo y navega por los siete mares con cámara en mano.