Hey todos los parceros fanzineros en Colombia, para entender toda esta movida, es necesario comprender su relación con la escena Punki y Rocker durante los ochentas, esas expresiones culturales desenterraron la creatividad de diferentes autores alrededor de la música y el arte.

Lina Vargas, colaboradora con el parche de la revista Arcadia, nos dice que uno de los precursores de toda la onda fanzinera colombiana fue Juan José Posada, el propio fundador de la banda de punk IRA, cuando crea el arte pa’l afiche del compilado musical llamado La ciudad podrida.

La Ciudad Podrida. Juan José Posada

Pillen, el punk nace como una respuesta a todo lo que estaba paila en esa época, o sea  una manifestación contestataria, resistencia a la ‘exclusión, la crisis y en consecuencia la inestabilidad económica, el paro, la falta de posibilidades de realización personal, la desigualdad, el racismo, el autoritarismo y la injusticia’ experimentados por un parche de ingleses de los setentas, por lo que contrapuso una mano de tradiciones sociales y se convirtió en un descontento contra la industria cultural, un modo de vida particular, una actitud individual y firme, unas ideas antiautoritarias, una negación a «venderse» y un inconformismo generalizado’. También se trató de hacerlo todo por uno mismo, sin depender de otra gente que estaba con el sistema, fue lo que se conoció como el ‘DIT’ (Do It Yourself) que hacía parte de las características principales del punk.

Lea también: Ciudad mutante, la semana del fanzine en Bogotá

Antes de meternos con la movida colombiana hay que pillarse que el punk y el fanzine, tienen una relación que surgió en Europa a mediados de los 70’s.

London’s. Outrage, John Blake (1976-1978)

Esta imagen aquí arriba, es una de las primeras publicaciones de punk fanzinero realizadas en Inglaterra hecho por John Blake, que se parchaba haciendo rayones y dibujos relacionados con este género musical, como esta portada es un homenaje a los Sex Pistols. John Savage, quien colabora con la Biblioteca Británica, dice que este zine hace parte de una colección gráfica del 76 al 78 con temáticas sobre el punk. Aquí podemos pillar varias características de la onda ‘descomplicada’ y su actitud contestataria contra industrias culturales, con medios muy breves de diseño y elaboración, que también están en el fanzine. En ese sentido, fanzine, rock y punk son expresiones hermanas que se desarrollan en diferentes campos artísticos.

Por otra parte, para el caso colombiano, rock y fanzine se desarrollaron de formas cercanas hasta ser complementos entre sí, como con el caso de Juan José Posada.

Pa hablar de esto necesariamente debemos referirnos a los inicios del rock en Colombia. Según Jorge Giraldo, teacher de la Universidad EAFIT de Medallo, entre los 60s y 70s, el rock por allá se caracterizó por: «una influencia cultural que circuló de afuera hacia adentro y de arriba hacia abajo. Predominaron el sonido y las actitudes de moda en el exterior, tuvo su hogar en pequeños círculos de las clases acomodadas»

En lo que habla Giraldo nos dice que desde los 60s nace esa cultura del copy/paste y  desde aquel entonces, lejos de ser original, el rock colombiano fue una copia del rock anglo/estadounidense, por lo que entre sus contenidos era habitual encontrar covers en inglés de los hits del momento. De igual manera, la mayoría de bandas colombianas tenían nombres en inglés. Algunos ejemplos son The Flippers, The Speakers, The Young Beats o The Time Machine.

Original: The Ventures ( U.S. ) – A go-go dancer ( Wilson – Taylor – Edwards – Bogle ) ( 1965 ). Cover: The Flipper’s ( Colombia ) – Danza go-go ( 1966 ).

A pesar que el rock colombiano no se sentía tan propio, la situación cambia en los ochentas, cuando Medellín, principalmente, se convirtió en cuna de múltiples bandas de rock, lo que promovió «la apropiación del fenómeno y su penetración en los estratos bajos y medios, lo cual permite hablar de un rock propio». Este video hizo que, al igual que en el caso británico, los punkis y rockers colombianos encontrar un medio de expresión artística a través del fanzine; sobre todo por la identificación del ‘hazlo tú mismo’ que estaba presente en esos parches culturales.

Lea también: La valija de fuego

El fanzine es contracultural, y le da voz al que no la tiene. «El punk dio un valor estético al fanzine y lo convirtió en un medio de agitación. Los adolescentes los crearon como órgano de difusión de la nueva onda musical». Punkis y rockers colombianos empezaron a difundir diferentes estilos gráficos que apoyaran la música que hacían, y entre las que se encontraba el fanzine, que, por su condición underground fue, evidentemente, el menos visible. Otros hechos que aportaron a las publicaciones artesanales mencionadas fueron el álbum Reencarnación 888 metal, y la película Rodrigo D No Futuro, de Víctor Gaviria.

Pestes agrupación de Punk Colombiano, banda sonora del filme Rodrigo D No futuro de 1988

En los 80s en Medallo estalla una escena musical bien áspera y diversa. Entonces el fanzine reaparece y crece a través de publicaciones como Visión Rockera y Subterráneo Medellín. Además de las dos publicaciones mencionadas anteriormente, la escena fanzinera contó con nuevos nombres como Piraña Fanzine, Retaliación, Hellzine, Black Zine o Nueva Fuerza. El desarrollo de este último es bastante llamativo ya que involucró a Piedad Castro, «cofundadora de la legendaria banda femenina de punk Fértil Miseria». Son datos y hay que darlos!

(Edición número 3 Visión Rockera (1986)
(Edición número 4, Nueva Fuerza (1990)

En la imagen de arriba pueden pillar un estilo re contracultural que hace parte del fanzine, “con nuestra energía adelante con la música”, lo que demuestra la alianza artística entre publicaciones artesanales y la música rock. Estos contenidos gráficos en los zines estaban re conectados con la música, por reinterpretación de mensajes y el sentido de las letras de los artistas, la difusión de información sobre los diferentes toques que harían, las opiniones sobre los nuevos álbumes, etc.

Lea también: Primera Copa America Del Fanzine 2020

Según Ricardo Gómez, autor del libro Hazlo tú mismo: Génesis y estructura de la escena Punk Medallo, hay numerosos artículos publicados en fanzines locales, una recopilación en casete autoproducida por la escena en 1991 llamada “Grito Antitaurino”, y ha habido participación activa en las movilizaciones del movimiento”.

(Edición desconocida, Compilación de cassetes Grito Anti-taurino (1993)Con el ejemplo de Grito Antitaurino, el fanzine se encargó de respaldar aquellos mensajes musicales que se oponían a diferentes clases de prácticas sociales, censuras, imaginarios colectivos.

Como pudieron pillar parceros, el mismo hecho de hablar sobre fanzines hace que uno use un lenguaje inclusivo, que estalla desde cadenas que coartan la libertad de expresión y las maneras de comunicar mensajes.

Es preciso mencionar que gran parte del material fanzinero que hemos hablado en este texto, se encuentra recopilado en el libro “A la postre subterránea”, que es también el nombre del documental realizado por la Ramona Proyectos/Espacio 101, sitio en el que se difunden diferentes contenidos artísticos con el fin de ser presentados a un público específico. A la postre subterránea es una iniciativa liderada por el director de la Ramona Proyectos, Andrés Frix, en un intento de recopilar lo más significativo del fanzine colombiano entre 1985 y el año 2000.

Publicación anterior

Pernett, Consulado Popular, Colectro y Hello Yak, en el 4 x Trueque del Gaitán

Siguiente publicación

Así será la primera Copa América del Fanzine 2020

Jorge Zuluaga

Jorge Zuluaga

Mente creativa detrás de la dirección de arte y curador de las películas de CineTotuma.
Cinéfilo/Melómano/Fotógrafo
Maestro en Artes Plásticas y Visuales / Realizador Audiovisual