La nueva normalidad trae muchos retos, en especial el replantear las actividades culturales. Básicamente la mayoría de los eventos implicaban numerosas personas que actualmente no es posible congregar. En Usme, de la mano de su campaña «Te amo Usme», son pioneros en implementar autoconciertos en una nueva modalidad de actividades culturales para la capital.

Te amo Usme

Usme es una localidad con varias características que la hacen especial. De las veinte, es donde se ha hallado el vestigio de humanidad más antiguo de Bogotá. Es una de las varias localidades con una zona rural, que para su caso es bastante extensa.

Cantantes con tapabocas, desinfección del escenario y el público dentro de sus vehículos son las novedades que traen los conciertos en la nueva normalidad.

En aras que los usmeños y usmeñas se sientan orgullosos de su localidad y apoyen las actividades económicas y culturales de dicho territorio, la alcaldía local de Usme ha lanzado una campaña denominada «Te amo Usme». La campaña incluye diversas actividades dentro de las cuales estuvo este autoconcierto.

Lea también: ¡Actívate con Usme y sus laboratorios virtuales en artes y humanidades!

Pitos en vez de aplausos

En el centro comercial Altavista, se reunieron alrededor de treinta vehículos con familias para apreciar el espectáculo. El evento contó con la participación de los imitadores de Vicente Fernández, Paola Jara y Jessi Uribe del programa «Yo me llamo». De la propia localidad participaron el dúo Yisas Paul y el colectivo Usme Ancestral. La clausura del evento la realizó Doctor Krápula, agrupación que viene acompañando la campaña.

El desarrollo del evento fue bastante interesante, en especial en la implementación de los protocolos de bioseguridad. Los cantantes en rara ocasión se retiraban el tapabocas y entre agrupación y agrupación, un equipo se encarga de desinfectar los micrófonos y el escenario.

Para el caso del público si debían abandonar su vehículo para ir al baño, lo debían hacer usando el tapabocas. El sonido de los aplausos fue reemplazado por el sonido del pito de los vehículos así como por el encendido y apagado de las luces de los mismos. Cabe agregar que parte de la logística y la seguridad estuvo a cargo del Ejército Nacional.

Lea también: Distritos creativos: la estrategia para reactivar la cultura y creatividad de los bogotanos

Estos nuevos espacios van demostrando como la nueva normalidad va calando en la vida de los bogotanos y como es posible una nueva forma de vivir la cultura, con ciertas limitaciones pero con la misma energía que nos caracteriza como colombianos.

Publicación anterior

El campamento de la Unal sale a las calles.

Siguiente publicación

Dónde están los desaparecidos

Ronald Ernesto Cano Gutiérrez

Ronald Ernesto Cano Gutiérrez

Cucuteño, desarrollador de software, activista, ciclista, cinéfilo y fotógrafo de calles, paisajes y luchas.