El reconocido grupo de indígenas mizak que protagonizó la remoción de la estatua de Sebastián de Belalcázar, arribó a Bogotá en los últimos días. Este mismo grupo decidió ayer realizar una toma cultural del aeropuerto El Dorado. La toma tenía como objetivo principal, llamar al gobierno a dialogar con las autoridades indígenas a las cuales ignoraron durante su presencia en Bogotá.

«A tumbar para avanzar, viva el paro nacional»

El toma estaba enmarcada en muchos simbolismos. El hecho de hacer presencia en el aeropuerto denominado «El Dorado», recordaba como los conquistadores arrasaron el continente en busca del oro de América. En esa locura, arrasaron con cientos de pueblos ancestrales.

Los mizak, con un acto pacífico le recordaron a Colombia y al mundo, que es necesario un cambio urgente en el rumbo del país. Fotografía por Lina Paola Gasca Martín

Los mizak convocan a diálogos entre todos los sectores, para detener el desangre del país como tal. Buscan que cese la guerra que en especial se ha enseñado con el departamento en donde quedan sus territorios. Exigen que se cumplan los acuerdos de paz, y no que se hagan trizas como lo viene haciendo este gobierno.

Lea también: El hasta pronto a la minga

Indicaron que también que rechazan la estigmatización de los grupos indígenas y su movilización. También el hecho de llamar vandalismo a la protesta social. Además que piden detener los abusos policiales y la persecución por parte de la policía.

Este fue el comunicado entregado por los mizak a la opinión pública.

En un comunicado a la opinión pública afirmaron que invitan a: «una lucha de más largo aliento, es a decolonizar el pensamiento, a replantear nuestro rol histórico en estos momentos que necesita el país,
debemos derribar las estatuas mentales que nos impiden alzar la voz».

La movilización

Hacia las dos de la tarde, los mizak entraron al aeropuerto en medio de música y cantos. Todo el tiempo la movilización se llevó a cabo de manera pacífica sin alterar el normal funcionamiento del aeropuerto. En medio del acto cultural, aparecieron los funcionarios del distrito buscando un acuerdo con los mizak para abandonar el lugar y trasladar su protesta.

Pasado un rato, los mizak salieron de las instalaciones del aeropuerto hacia las vías de acceso al mismo. Allí continuaron con su protesta pero buscando marchar sobre la avenida El Dorado. Para esta altura de la tarde, un numeroso número de policiales entre Fuerza Disponible y Esmad rodeaba al grupo de indígenas impidiendo su movilización.

Lea también: Especial: ¡Minga!

Luego de dialogar, a los manifestantes les fue permitido marchar hacia el hospital San Juan de Dios. Pero siempre rodeados de un fuerte dispositivo policial. En la noche, varios medios alternativos denunciaron fuerte presencia policial en los alrededores de la casa Mizak, en un acto al parecer de intimidación.

Publicación anterior

El hasta pronto a la minga

Dilan Cruz
Siguiente publicación

Dilan Cruz: 335 days claiming for justice

Equipo El Otro Parche

Equipo El Otro Parche

Equipo de cubrimiento fotoperiodístico de la revista.