Como consecuencia de la triste situación en el Cauca, un grupo de marchantes partió de dicho departamento hace quince días. El día 10 de julio arribaron a Bogotá, con destino final la sede de Ecopetrol. Al grupo conformado por la Guardia Indígena y la Guardia Cimarrona, se fueron uniendo distintas personas a través de su camino. Con quienes luego de llegar a su punto final, compartieron en medio de una olla comunitaria, música y arengas.

El origen

La problemática del asesinato de los líderes sociales se agravó con el ascenso al poder del uribismo en 2018. Muchos de los espacios ocupados anteriormente por la desmovilizada guerrilla de las FARC, fueron rápidamente ocupados por grupos subversivos y por carteles extranjeros. Dichos grupos empezaron una eliminación sistemática de líderes sociales, desmovilizados o personas que apoyasen movimientos que promovieran la reivindicación de los derechos campesinos o la sustitución voluntaria.

La marcha de la dignidad recorrió más de 500 kms para exigirle al gobierno que proteja a los líderes sociales.  Fotografía por Lina Paola Gasca Martín

En un fenómeno que incluso ya ha sido criticado desde el exterior, Colombia empezó a tener una triste estadística de líderes sociales asesinados ante la mirada cómplice de un gobierno que poco o nada ha creído en los acuerdos de paz. Adicional a esto, algunos de estos líderes han sido asesinados también por las mismas fuerzas del estado.

Fotografías por Lina Paola Gasca Martín

Se creía ingenuamente que el confinamiento producto de la pandemia pausaría dicho asesinato sistemático, pero contrario a lo que se pensaba, el confinamiento fue aprovechado para localizar con más facilidad a las víctimas y asesinarlas.

Un largo camino

Más de quinientos kilómetros separan Popayán de Bogotá, lo que implica un buen número de horas conduciendo para arribar a la capital colombiana. Luego realizar dicho desplazamiento a pie toma un tiempo considerable. La criticidad de la situación en especial en esta región colombiana movió a estas personas a hacer este largo recorrido buscando que el gobierno vuelva su cara hacia el Cauca.

Los marchantes contaron con la solidaridad por todos los lugares donde pasaron. La cuarentena y la pandemia no fue impedimiento para que distintos grupos de personas apoyaron esta larga caminata por la vida.

La llegada a Bogotá

Bogotá y sus alrededores hoy por hoy enfrenta muchas crisis sociales que han generado nuevos grupos que reclaman por sus derechos. Las personas desalojadas en Altos de la Estancia o las personas de la ciudadela Sucre en Soacha son algunos de ellos. Estos grupos se unieron a la marcha por la dignidad y acompañaron su entrada a Bogotá de camino a la sede de Ecopetrol.

La Guardia Indígena y la Guardia Cimarrona son los dos principales grupos que se movilizaron en el marco de la Marcha por la Dignidad. Fotografía por Ronald Ernesto Cano Gutiérrez

Actualmente en Ecopetrol, un grupo de trabajadores protestan por la venta de parte de la empresa con la excusa de cubrir el hueco fiscal derivado de la pandemia. La Unión Sindical Obrera, se ha pronunciado al respecto como explican con el siguiente comunicado.

Fotografías por Ronald Ernesto Cano Gutiérrez

Luego de concentrarse en las afueras de Ecopetrol, los marchantes realizaron una velatón en donde recordaron a todos los líderes sociales asesinados así como a varias víctimas de la negligencia del estado. La movilización finalizó con expresiones culturales antes del merecido descanso para los marchantes que esperan que su lamento sea oído por el gobierno.

Publicación anterior

Rostros femeninos a través del graffiti

Siguiente publicación

Luis García: la historia de un emprendedor y de su superación en época de pandemia.

Equipo En Las Calles

Equipo En Las Calles

Equipo de reportería callejera de El Otro Parche