Como estaba planeado antes de su llegada, la minga marchó hacia la plaza de Bolívar. En este lugar, y con distintas medidas de bioseguridad, se llevó a cabo un juicio en ausencia al presidente Iván Duque. Este sigue negándose a reunirse con los consejeros indígenas. A los que ha evadido desde el comienzo de su gobierno.

La marcha

A la mitad de la mañana, los mingueros y mingueras salieron hacia el sur rumbo a la plaza de Bolívar. Sin presencia policial y con un estricto protocolo de la Guardia Indígena, marcharon de manera pacífica por la ciudad sin ningún hecho que lamentar.

La presencia de la Guardia Indígena es una garantía que la movilización será pacífica y sin infiltraciones. Fotografía por Lina Paola Gasca Martín

La Guardia en un hecho similar a diciembre del año pasado, controló cualquier acción considerada vandálica. Además que una larga línea de integrantes de dicha organización indígena protegió la infraestructura de Transmilenio al paso de la marcha.

Lea también: La minga en Fusa: Cada vez más cerca de Bogotá

Los integrantes de la minga arribaron sin problemas a la plaza de Bolívar en donde se congregaron junto con distintas organizaciones sindicales y movimientos sociales. Todas exigen una intervención urgente del gobierno en un amplio número de temáticas sociales que ya venían desatendidas desde antes de comenzar la cuarentena.

Lea también: Especial: ¡Minga!

En la tarima instalada en la plaza, los consejeros indígenas realizaron distintas intervenciones denunciando los asesinatos de indígenas, la violación de sus derechos y en general el asesinator de líderes sociales. También habló la alcadesa Claudia López, quien ratificó su apoyo con la minga y de nuevo lanzó críticas al gobierno nacional.

El juicio

Desde el inicio de la minga se había hablado del juicio al presidente Iván Duque. Esta ha sido una de las razones por las cuales el gobierno nacional ha evadido dialogar con la minga pero en cabeza del mismo mandatario. Teniendo en cuenta que Duque no ha querido asumir su responsabilidad, para la minga no quedó más que hacer un juicio en ausencia.

Lea también: La minga comunitaria un pueblo que lucha.

De nuevo una silla vacía representó el desdén de Duque por la movilización de los indígenas. Y estos últimos luego de leer los cargos y sopesarlos emitieron que es culpable del incumplimiento de una larga lista de acuerdos con los que se había comprometido al comienzo de su mandato. O que como persona encargada del gobierno nacional, también es responsable por lo incumplido por sus antecesores.

La irónica respuesta del gobierno ha sido indicar que ellos hablarán con los indígenas pero en el Cauca. Y que el presidente no se someterá a juicios políticos, por tanto no asistirá a encuentros con la minga.

Lea también: ¡Bienvenida la minga a Bacatá!

Los consejeros aún deliberan sobre su regreso a territorio, pero ya han comentado que apoyarán la movilización del 21 de octubre en el marco del paro nacional. Y que custodiarán la marcha como lo hicieron el año pasado. Ya también se sabe que indígenas Mizak se desplazan hacia Bogotá para exigir responsabilidades a un gobierno nacional ausente.

Publicación anterior

Especial: ¡Minga!

Siguiente publicación

El hasta pronto a la minga

Equipo En Las Calles

Equipo En Las Calles

Equipo de reportería callejera de El Otro Parche