Yuly Carolina Moya de la ciudad Bogotá nos cuenta su duro relato sobre los hechos como fue agredida físicamente por su expareja el pasado fin de semana. 

“Yo me vi con él, fuimos a una reunión en la Alquería, allí compartí con él más o menos de 3 a 4 horas por mucho, obviamente se tomaron tragos, cosas así, yo realmente no considero que haya estado ebria, así borracha jamás, salimos de ahí sobre las 2:00 o 3:00 de la mañana, él me dijo que me subiera a la moto de él, que nos fuéramos para la casa de él, yo le dije que no, que me parecía que él estaba muy tomado, le dije que mejor dejara la moto allá guardada, que más bien yo me iba para mi  casa, intentando sacar el cuerpo., empezó a decirme un montón de cosas, como  <<¿se va devolver?, ¿es que se va a culiar con ese hpta de allá arriba?, ¿le quedó gustando el que la estaba mirando?, ese él que le estaba echando ojo>> 

Yuly Carolina

Cuando él me dice todo esto yo ya había tenido una previa alarma de él, entonces yo le dije no por favor no vaya a empezar otra vez, yo mejor me voy sola, alcancé a correr unas casas, porque vi como una principal para coger un taxi, efectivamente él me alcanzó, me jaló del pelo, me botó al piso, me levanto y me siguió diciendo cosas, ahí fue cuando ya me empezó a pegar, en un momento me solté, empecé a correr por toda la cuadra, (Yuly hace una pausa, pide disculpas y nos dice le duele la boca a causa de los golpes que sufrió).

Continua: 

Empecé a correr por toda la cuadra por donde él me venía haciendo daño, empecé a golpear las puertas, a gritar ¡auxilio!  a pegarle patadas a las puertas.

Resulta que una chica me contactó gracias a una publicación que hice en la página de los que tengo entendido eran los que organizaban la fiesta, me dijo que ella era la que me había auxiliado cuando estaba minutos después tirada en el piso e inconsciente. Resulta que ella y otra persona salieron del mismo lugar a esperar un Uber que habían pedido, como el Uber no les llegó siguieron avanzando como hasta el lado que yo empecé a correr y se dieron cuenta que el tipo me estaba  arrinconando como a esconderme, pero como ellos escuchaban mis voces y llantos, salieron corriendo hacia donde estaba el tipo y fue cuando él se montó en su moto y se fue. Yo recuerdo que él me pegó patadas, me pegó con el casco en la cabeza, me abrió la cabeza con el casco”.

La chica me dijo además, que había un charco de sangre brutal donde yo estaba, me dice que ella estaba asustadísima de ver la cantidad de sangre que yo tenía en mi cara, mi ropa y mis zapatos. Cuando el tipo huye despavorido los vecinos se asomaron. al parecer ellos fueron los que llamaron el CAI, me llevaron a la clínica de occidente donde inicialmente me dieron una incapacidad de 10 días”.

Lea también: Contra los feminicidios y las violaciones basadas en género

Yuly Carolina actualmente se encuentra recuperándose y buscando apoyo y acompañamiento para su caso, pues no cuenta con los recursos económicos para conseguir un abogado para continuar con la denuncia que ella ya le impuso a Carlos por lesiones personales. Carlos le dañó por completo sus dientes, ocasionado lesiones graves en su rostro, y además de destruir su autoestima. Ella necesita ayuda para reconstruir su dentadura y además de que un odontólogo forense la evalúe, pues en medicina legal el odontólogo solo va los lunes y aún no tiene el dictamen de estas lesiones ocasionadas. 

Después de realizar esta denuncia legal y de hacerlo público en sus redes sociales, muchas mujeres exparejas de Carlos empezaron a aparecer contando sus relatos de como él las maltrataba igual que a ella, y que por miedo jamás han tomado medidas contra Carlos. 

Hacemos un llamado para que las mujeres no se queden calladas, no solo por ellas si no por todas, no podemos permitir que un hombre así siga maltratando a más mujeres.  Por medio de esta denuncia presentada por Yuly hace un llamado de atención a las instituciones de los diferentes obstáculos, lentitud e ineficiencia que ella recibió durante todo el proceso de entablar la denuncia contra Carlos, además de seguirse insegura y sin las garantías de protección. 

AYÚDENOS A ENCONTRAR A CARLOS ANDRES PUENTES OBANDO CONOCIMO COMO “FIYI” IDENTIFICADO CON EL NÚMERO DE CEDULA 1.030.577.033 PARA QUE ASUMA LA RESPONSABILIDAD DE SUS ACTOS CON YULY Y CON TODAS LAS MUJERES A QUIENES HA MALTRATADO ANTERIORMENTE. #NiUnaMenos 

#LaVozDelParche: Una sección de denuncia ciudadana. Si quieres contarnos sobre lo que pasa en tu barrio. ¡Escribenos!
Publicación anterior

Mujeres contra el abuso policial y los feminicidios.

Siguiente publicación

La noche sin miedo

La Voz del Parche

La Voz del Parche

La voz del parche pretende darle voz a las denuncias de nuestros lectores. Es un espacio de libre expresión del parche para la gente.