Desde muy pequeña ser y lucir diferente siempre fue una característica de Jennifer Cubas Oliden, una mujer de 32 años proveniente de la selva peruana, más exactamente de la ciudad de Moyobamba, quién a partir de la práctica de su gran pasión y hobbie que es viajar, decide emprender la búsqueda de prendas de ropa de segunda mano como una especie de busca tesoros, para iniciar hace 4 años con un proyecto que combina en sí mismo consciencia, identidad y por supuesto estilo, ese proyecto es Mundanas moda vintage.

Jennifer Mundanas

Mundanas es una revolución que intenta expresar a través del arte una forma no solo de verse sino de ser, así lo describe Jennifer, quién combina prendas sin tener un patrón estable, haciéndoles curaduría, reparándolas y transformándolas, utilizando para ello todo tipo de materias primas recuperadas y recicladas.

Inspirada en toda esa herencia y fusión cultural que lleva a cuestas, tanto por su niñez y su época de colegio vividas cerca a la selva, como por la cercanía al mundo del arte que tuvo desde el momento que llego a Lima a estudiar comunicación audiovisual, Jennifer fortaleció su vena artística pero se inclinaría más tarde por la indumentaria y vestuario de artistas escénicos, con los que compartió en algún momento de su vida en uno de sus tantos viajes, cuando trabajó administrando un camping en una asociación cultural.

Mundanas moda vintage

Este giro hizo que Jennifer fuera poco a poco distanciándose y desencantándose de la televisión, el cine y del trabajo relacionado a su carrera, por considerarlos espacios condicionados y monótonos, donde toca acoplarse usualmente a la idea de alguien más, dejando de ser un ejercicio libre, recuerda que, de las cosas más difíciles para ella en la universidad, era precisamente sentarse frente a un computador y durar horas allí.

Lea también: Frecuencias que transforman – Tabogo Beats

A sus 26 años Jennifer conoció la famosa Cachina de Lima, fue a ese lugar junto con su suegro, la Cachina es lo que acá en Colombia conocemos como el Mercado de las Pulgas, esa experiencia que sin duda marco su vida, fue el punto de partida para iniciarse a juntar prendas, prendas que antes de Mundanas solo conseguía para sus amigos y conocidos, en su mayoría artistas, quienes no sólo se convertirían en sus clientes frecuentes, sino en portavoces de su trabajo. Es así como dos años después de eso, a sus 28, Jennifer daría inicio formalmente al trabajo con Mundanas y al mismo tiempo sin saberlo para ese momento también iniciaría su trabajo como madre, aspecto que asegura ha sido lo más difícil de todo, el de ser madre y emprendedora al mismo tiempo.

Mundanas moda vintage

Proveniente de un hogar conservador, el arte ha sido para ella un gran descubrimiento, que le ha permitido reconocerse así misma y a su identidad, aprendió a través de este proceso a darle valor a su cultura y a los oficios artesanales que conoció desde muy pequeña y que sólo hasta hace unos años aprendió a valorar. Agradece a su madre, quién además de ser docente practica la confección y la bisutería, y era ella y quien la llevaba junto a su hermana, con quién actualmente trabaja, desde muy pequeñas a todos tipo de talleres, pinturas, cerámica, macramé etc. Jennifer asegura que sin esas valiosas bases no habría podido desenvolverse y resolver los problemas que enfrenta actualmente.

Mundanas moda vintage

Mundanas dice Jennifer, representa mas que moda un estilo de vida, así mismo asegura que no quiere politizar su marca con el titulo de ‘moda sustentable’, puesto que es consciente que autodenominarse de esta forma compromete más procesos con los que aún no trabaja, sin embargo, sabe que hace parte de un gran cambio y es el de combatir el fast fashion, ya que el Vintage afirma ella, es muy rico en materias primas, diseños, exclusividad, y especialmente calidad, haciendo que sean prendas de mayor durabilidad a diferencia de lo que se produce hoy en día que son prendas que ya vienen con un tiempo de durabilidad establecido.

Lea también: Resilencia y resistencia, la historia de Liliana Amado

Recientemente a raíz de la cuarentena y la crisis social por el Covid 19, Jennifer y su hermana Angie decidieron hacer una campaña por la amazonia peruana, mas exactamente por la comunidad de Cocoashi, quienes en medio de la pandemia perdieron a varios de sus integrantes, algunos de ellos maestros y maestras ancestrales, por lo que crearon una campaña llamada ‘Ponte en su tapabocas’, haciendo alusión al popular dicho de ponte en sus zapatos, donde por la compra de tapabocas diseñados y elaborados por ellas, donaban a esta comunidad el 20% de lo recaudado.

Según Jennifer lo más valioso ha sido darse cuenta que la moda no necesariamente debe representar lo banal o superficial, para ella la moda puede ser tan consciente y respetuosa como uno quiera que sea, y eso es lo que quiere que recuerde la gente cuando piense en Mundanas.

Publicación anterior

La Biblioteca de la Universidad de los Andes ahora será pública

Siguiente publicación

Jonas Music en los controles de Capital Latino Music.

María Paz Cubides

María Paz Cubides

Comunicadora social y periodista, buscando historias en esta vasta e inhóspita urbe. Hereje, sentipensante, amante de la fotografía y la danza.