El desafío de los cruceros

Desde el 13 de Marzo pasado, los cruceros que navegaban los siete mares con miles de personas, entre turistas y tripulantes, tuvieron que cambiar radicalmente sus  operaciones. 

Estos hoteles flotantes que dan trabajo a un gran número de personas de todas las nacionalidades,   sin importar su creencia, identidad de género o pensamiento, actualmente enfrentan uno de los desafíos más grandes en la historia del turismo marítimo. 

Un desafío que presenta dos caras; Por un lado repensar la forma  de hacer turismo, ya que ofertas como la de entretenimiento a bordo, comida y capacidad de aglomeración de personas tendrán que ser adaptadas de acuerdo a los parámetros establecidos por entidades sanitarias.

Por otro lado, está el desafío humanitario, ya que se necesita repatriar a más de 50.000 tripulantes que se encuentran en aguas internacionales. Esta gestión que avanza a pasos de  tortuga, depende no solo de las acciones que ejecutan los líderes de las empresas de crucero, también están involucrados gobiernos, los entes fronterizos y las entidades de sanidad y negociaciones económicas

Al tiempo que  todas estas gestiones se realizan día a día, algunos tripulantes  se enfrentan a un gimnasio mental, teniendo en cuenta que para muchos van más de 60 días sin tocar tierra firme. Pero a pesar de lo que  se informa en los medios de comunicación tradicionales, donde se vende la imagen de encierro o cárcel en el mar, hay que precisar que los tripulantes tienen acceso a comida, alojamiento, servicio médico, servicio básico de internet, cosas que algunas comunidades  en las grandes ciudades les ha sido negada debido al mal manejo de los gobiernos.

Mientras el panorama se aclara, los espacios interiores de los barcos lucen fantasmales con un tinte de nostalgia, vacío e incertidumbre.  

Este desafío,  pondrá a prueba esas nociones que hoy por hoy se instruyen en sector de emprendimiento y todo lo relacionado con la administración de una empresa; Liderazgo, comunicación asertiva, trabajo en equipo, adaptación al cambio e innovación. 

Le puede interesar: 

Covid-19 : La manzana podrida en New York

Publicación anterior

Reciclaje: Tejiendo Hilos de Amor y Vida en Ciudad Bolívar

Siguiente publicación

LOS ANCESTROS CHILENOS Y EL ORIGEN DE SU ESTIRPE

Big Fish

Big Fish

Bogotano, Docente , Guía turístico . Amante de las bicis, la montaña y la lectura. Realiza su labor en sector turismo y navega por los siete mares con cámara en mano.