Hace unos meses se desarrolló una fuerte pelea entre Vicky Dávila y Hassan Nassar. Una de sus frases reiteradas era que ella no se vendía a nadie. Actualmente varios medios pareciesen que están en una firme campaña para defender al procesado senador Álvaro Uribe, entre los cuales se destaca la revista Semana y claro esa misma Vicky Dávila que tildaba a Nassar de lambón.

El cambio de un grande

Semana, es (¿o era?) uno de los medios más respetables a nivel periodístico. Por esa casa han pasado muchos de los grandes periodistas del país. Con grandes especiales investigativos y destapando escándalos en el gobierno; era uno de esos medios en los que se podía confiar.

Pero todo fue cambiando en la medida que nuevos dueños llegaron. La línea editorial fue mutando de la crítica imparcial al gobierno hacia una evidente complicidad; y como dijera la propia Vicky sobre Hassan, en una completa lambonería y lagartería. Por estos cambios se dió el despido de varios columnistas que resultaban incómodos para el gobierno de turno.

A su vez Semana, incorporaría nuevos «talentos» para poder fortalecer su nueva línea editorial gobiernista. Salud Hernández y Vicky Dávila llegarían para hacer todo un show para defender al gobierno, a Uribe, y en el caso de Hernández, a las ideas de ultraderecha.

Muchos de los grandes medios han sido la herramienta principal para el discurso de defensa de Uribe.

Y en la otra esquina…

Del otro lado del espectro periodístico, Noticias Uno ha tenido que dar una fuerte batalla para lograr tener apoyo económico. En algún momento casi sale del aire y entre la solidaridad de la audencia y el apoyo de un canal privado, sobrevive todos los fines de semana.

Sus periodistas han recibido interceptaciones, han sido amenazados e incluso el conductor de su directora fue asesinado. Actualmente Noticias Uno, sigue realizando investigaciones duras sobre la corrupción del gobierno, y destapando las ollas podridas del partido de gobierno.

La finca de la discordia

Desde que Uribe está retenido en su casa, la posición gobiernista y condescendiente de Semana se hizo más fuerte. Trinos de Vicky Dávila defendiendo a Uribe y columnas exaltando el valor patriótico de este. Antes de esto, una columna pro uribista de la periodista llegaba misteriosamente vía SMS a muchas personas. Ella también realizó una entrevista junto con María Isabel Rueda, en donde básicamente Uribe eligió al aire y con su anuencia, los temas y las preguntas.

Lea también: La verdad de Mancuso

En estos últimos días se dió un hecho bastante particular. Salud Hernández entrevistó a un cuestionado testigo del caso Uribe sobre una finca que podría ser un soborno dado al testigo estrella del proceso contra Uribe: Juan Guillermo Monsalve. Con su tono mañoso de siempre, Salud cuestiona las declaraciones de Monsalve y tiende un manto de duda sobre estas.

En el otro lado, Noticias Uno revela que la finca de la que se habló en la entrevista de Hernández, es una adquisición legal de la esposa y la suegra de Monsalve sin ningún manto de duda. No existe ningún regalo y por ende ningún soborno. Y por ende las declaraciones de Monsalve siguen siendo válidas. No hay entrevistas a testigos cuestionados, ni tampoco tonos mañosos, simplemente documentos de la Superintendencia de Notariado.

Informarse para opinar

Del periodismo se ha dicho que es el cuarto poder, y que de la forma como maneje los hechos se puede o no generar pensamiento crítico en la ciudadanía. En Colombia, los medios en su mayoría pertenecen a grupos económicos que definen las líneas editoriales de los mismos. Algo parecido ocurría en el pasado cuando incluso una línea del color del partido al que se afiliaba el medio, aparecía debajo del título del mismo.

Lea también: Ni raja, ni presta el hacha

Con una ciudadanía con una pobre formación crítica, el hecho que los medios críticos vayan desapareciendo al vaivén de la economía hace aún más sombrío el panorama actual. Somos un país donde los medios en su mayoría son pro gobierno y en las redes sociales se implantan ideas falsas a la velocidad de un tuit.

La propia María Jimena Duzán, también de Semana, denunciaba la forma como se maneja el poder actualmente en Colombia. Ella una de las pocas periodistas con credibilidad de dicha revista, ha sido amenazada de muerte en múltiples ocasiones por sus posiciones fuertes frente al gobierno. Con sus denuncias sobre el fascismo rampante en el país aunadas con medios que hacen propaganda al mejor estilo goebbeliano, cada vez se hace más difícil opinar en Colombia.

Lea también: El mártir del Ubérrimo

El uribismo sabe que el estado de opinión es su aliado. Razón por la cual quiere someter todo a consultas y referendos. Por esto es crítico que los medios realmente asuman su papel de veedores de los actos del gobierno. Además de ser los principales generadores de opiniones críticas entre la ciudadanía. No siempre la censura tiene que hacerse cerrando medios, es más simple deslegitimarlos. También se pueden usar otros medios para contar hechos manipulados que fácilmente adoctrinen a la masa. Al final lo importante es que la gente salga a votar berraca por lo que el uribismo necesite.

Arte Urbano en Estambul
Publicación anterior

Arte urbano en Estambul: Entre dos mundos

Siguiente publicación

Trabajadores rodaron contra medidas del gobierno

Ronald Ernesto Cano Gutiérrez

Ronald Ernesto Cano Gutiérrez

Cucuteño, desarrollador de software, activista, ciclista, cinéfilo y fotógrafo de calles, paisajes y luchas.