El día de ayer se llevaron a cabo dos actos contra la violación de una menor de edad por parte de miembros del ejército nacional. El infame acto contra esta niña de la etnia émbera, cuestiona de nuevo el accionar de las fuerzas armadas colombianas. Los manifestantes se congregaron en el monumento a los héroes caídos cerca al ministerio de defensa. Y luego se movilizaron hacia la Fiscalía General de la Nación.

Durante el conflicto en Colombia, el cuerpo de las mujeres ha sido utilizado como botín de guerra. En esta hórrible práctica han estado involucrados todos los actores armados. El ejército de Colombia tiene un perverso registro de abusos sexuales a civiles entre los que están varios menores de edad.

Los hechos

Según lo investigado hasta ahora por la Fiscalía, el pasado 22 de junio, una menor de edad de la etnia émbera fue violada por siete soldados regulares. Los soldados adscritos a una unidad militar en Risaralda, cometieron el crimen en terrenos de un resguardo indígena. Se ha dicho que al parecer no solamente violaron múltiples veces a la menor de edad; sino que también la tuvieron secuestrada.

Lea también: Contra los feminicidios y el abuso policial

Este grave hecho desencadenó la indignación nacional. Indignación que se convirtió en ira en redes sociales cuando la senadora María Fernanda Cabal intentó indicar que el hecho pretendía enlodar la honra del ejército. De la misma forma ocurrió cuando la Fiscalía cambió el delito en favor de los soldados. Además que indicó que no hubo resistencia por parte de la víctima.

De la indignación a la movilización

Esta indignación condujo a varias movilizaciones. Primero una concentracción en inmediaciones del ministerio de defensa. Este mismo grupo de personas acompañados de indígenas de la etnia émbera se desplazaron luego a la Fiscalía. Allí arengaron en contra del fiscal y la senadora Cabal. Así como recriminaron a los policías de la fuerza disponible que resguardaban el lugar.

La recriminación se originó en el hecho de las risas de los policiales mientras las personas protestaban. La discusión entre policías y manifestantes fue arbitrada por gestores de convivencia que evitaron enfrentamientos violentos.

Lea también: El complejo problema del pueblo émbera

El día de hoy se desarrollan otras movilizaciones para deplorar el hecho que en vez de servir para cuestionar el rol del ejército, está sirviendo para exacerbar el populismo gubernamental de la mano de la reciente aprobación de la cadena perpetua para asesinato y violación de menores de edad.

Lea también: ¿Exceso de fuerza contra las movilizaciones feministas?

Publicación anterior

La balada de la informalidad

Siguiente publicación

EL CAMINITO MAS FAMOSO DE BUENOS AIRES

Ronald Ernesto Cano Gutiérrez

Ronald Ernesto Cano Gutiérrez

Cucuteño, desarrollador de software, activista, ciclista, cinéfilo y fotógrafo de calles, paisajes y luchas.