Diferentes colectivas feministas se reunieron frente a los juzgados de Paloquemao para pedir justicia en el caso de Angela Ferro, mujer que fue atacada en varias ocasiones por su ex pareja (Miguel Camilo Parra), quién le propinó más de siete golpes con un hacha en su cabeza y se declaró inocente luego de justificar sus acciones en una repentina toma de alcohol y problemas psicológicos.

El 17 de octubre, Angela fue ingresada por urgencias a la Fundación Cardio Infantil con graves heridas en su cabeza ocasionadas por Miguel Parra, hombre que llegó a su vida vía redes sociales presentándose como un hombre cristiano y sin ningún tipo de vicios, afirmaciones que Oscar Salazar, amigo de la víctima, desmiente al decir que era sumamente agresivo, violento, celoso y con conductas homofóbicas.

La actitud violenta de la ex pareja de Ángela ya se había presentado en ocasiones anteriores, en las cuales ella había manifestado su intención por apartarse de él y de la casa que compartían por un intento de violencia contra ella y contra su hijo menor de edad. Según Salazar, Miguel Parra tenía un comportamiento obsesivo con las hachas y poseía seis de diferentes tamaños, lo que generaba una desconfianza por su manera de actuar, esto, ligado a sus otros comportamientos.

La noche del ataque.

La madrugada en la que Ángela Ferro fue atacada, sus amigos, Oscar Salazar y Cristhian Benavides comenzaron una denuncia por redes sociales en las cuales pedían ayuda para la víctima y la pronta difusión del caso.

Miguel Parra huyó de la escena luego de haber atacado a Ángela, y días después fue legalizada la orden de captura emitida por el Juzgado 28 Penal con función de control de garantías en contra de él, por intento de feminicidio, la captura se llevó a cabo en manos del CTI el día 26 de octubre a las afueras de la ciudad de Bogotá y en manos de la una sesión virtual ante la Fiscalía, se declaró inocente de todas sus acciones.

En una entrevista para EL TIEMPO la defensa Miguel Parra justifica los hechos basándose en un estado inusual, según él, de alicoramiento, lo que se junta a un supuesto arrepentimiento total por lo ocurrido y actuales conductas suicidas.

El plantón.

Debido a las declaraciones de Miguel Parra y entendiendo que las respuestas de este no justifican ni hacen inocente al agresor de Ángela, diferentes colectivas feministas se reunieron frente a los juzgados de Paloquemao para pedir justicia en este caso y protestar en contra algunos medios masivos de comunicación, los cuales han publicado testimonios que favorecen al agresor y culpan a la víctima por el ataque.

Durante el plantón, las mujeres cantaron la Canción sin Miedo, la cual se ha convertido en un himno feminista para pedir por la justicia de todas las mujeres asesinadas y desaparecidas, al igual que alzar sus voces en contra de la violencia hacia la mujer .

Después de cantar algunas arengas en contra de estos hechos, hubo un ataque por parte de la policía hacia las manifestantes, hiriendo a una de ellas directamente y finalizando el plantón que se llevó pacíficamente hasta la llegada de la fuerza pública.

Publicación anterior

Xenofobia, aporofobia y populismo

Siguiente publicación

Elections in USA: Donkeys or elephants?

Lina Gasca

Lina Gasca

Comunicadora social - periodista y fotógrafa, cree firmemente en la imagen como una fuente poderosa de transformación social, documentalista y fotorreportera.
Trabajo enfocado a la muestra de situaciones intrínsecas de la sociedad que necesitan una mirada distinta.