A los ya conocidos abusos cometidos por la policía antes y durante las actuales protestas, se suma el abuso sexual a tres mujeres en el CAI de San Diego el pasado 10 de septiembre. Las mujeres fueron trasladas desde Villa Luz hasta este lugar del centro de la ciudad, y allí fueron abusadas por policiales. Grupos feministas convocaron una protesta en contra de dichas acciones, que terminan de enlodar la ya desprestigiada imagen de la institución policial colombiana.

La acción de utilizar el poder policial para vulnerar sexualmente a las mujeres es algo naturalizado dentro de la institución policial. Es larga la lista de mujeres violadas dentro de instalaciones policiales, incluyendo varias menores de edad. Fotografía por Lina Paola Gasca Martín

Los hechos

Según lo denunciado por la organización Temblores ONG, tres jóvenes fueron capturadas en los alrededores del sector de Villa Luz (localidad de Engativá), la noche del 10 de septiembre. De allí fueron conducidas hasta el CAI de San Diego (localidad de Los Mártires) en donde fueron abusadas sexualmente por efectivos policiales. La denuncia incluso afirma que también le pidieron soborno al novio de una de las víctimas para liberarla.

Esta es la denuncia hecha por la organización Temblores ONG. Tomada del Twitter de la organización

Tanto la alcaldía, como organizaciones de DDHH y la ciudadanía han denunciado distintas acciones violentas de la policía, particularmente durante las protestas, irónicamente iniciadas por el asesinato de Javier Ordoñez en un CAI.

Fotografías por Lina Paola Gasca Martín

La naturalización de la violación

La policía colombiana siempre ha estado en el ojo del huracán por una larga lista de denuncias de violaciones cometidas contra mujeres civiles e incluso contra mujeres dentro de la institución. Desde la infame violación y asesinato de una niña en 1993, hasta los recientes hechos de estas tres mujeres abusadas en el CAI San Diego.

Lea también: Plantón en rechazo a la violación en una sede de la EPS Sanitas

Con ideas orientadas a la resolución de conflictos armados más no de servicio a la comunidad. La policía ha utilizado su rol de poder para cometer delitos sexuales contra las mujeres en múltiples ocasiones. El desdén por la integridad femenina hace que incluso las mismas mujeres dentro de la institución en algunos casos sean cómplices de dichos infames actos.

Lea también: ¡Arde Bogotá!

La protesta

Cayendo la tarde del 12 de septiembre, se reunió un grupo de personas en frente del CAI San Diego. Este estaba fuertemente custodiado por efectivos del Esmad y de la Fuerza Disponible. Luego de varias arengas, un grupo de mujeres pintó los escudos de los policias y la vía frente al CAI. Al cabo de un momento de tensión, comenzaron los enfrentamientos que cesaron luego que la policía lanzara una granada de gas lacrimógeno.

Fotografías por Ronald Ernesto Cano Gutiérrez

A partir de ese momento los hechos se desarrollaron en dos lugares: Frente al CAI y a la altura del Museo Nacional. En el Museo Nacional, el Esmad continuó lanzando gases y aturdidoras, hasta que quedó un reducido grupo de mujeres. Este grupo realizó el performance de «Un violador en tu camino» sobre la esquina del Museo y frente al grupo del Esmad.

Vídeo por Lina Paola Gasca Martín

Frente al CAI continuaron los enfrentamientos hasta que la policía lanzó aturdidoras y gases para disolver la protesta. En esta última acción hirieron a un habitante de calle.

Park Way

Los manifestante luego de un par de horas arengando frente al grupo del Esmad que custodiaba el CAI, decidieron tomar camino hacia el Park Way donde había una concentracción de personas desde tempranas horas del día. En el Park Way, se proyectaba el documental «Testigos de un etnocidio» de Marta Rodríguez.

En el Park Way y en otros sectores de la ciudad, los CAIs fueron convertidos en centros culturales o bibliotecas populares. Lástimosamente en el Park Way, otros ciudadanos con la policía recuperaron el CAI para su función original. Fotografía por Ronald Ernesto Cano Gutiérrez

En este último lugar, se venía desarrollando actividades paralelas de dos sectores distintos de la ciudadanía. Unos ciudadanos pintaron y limpiaron el CAI durante el día, mientras eran custodiados por la policía del sector y el Esmad. Y otro grupo pintó la vía frente al CAI con mensajes y realizaron actividades culturales durante el día y la noche. En un ambiente algo tenso, mientras se cantaba, se declamaba, se realizaba una velatón por las víctimas y se proyectaban documentales con el Esmad a las espaldas.

Lea también: 11S: La ira continúa

Publicación anterior

11S: La ira continúa

George Orwell
Siguiente publicación

George Orwell: De policía a escritor político

Equipo En Las Calles

Equipo En Las Calles

Equipo de reportería callejera de El Otro Parche