Catalina Salazar es una de las mujeres más distinguidas en el mundo del diseño, los fanzines y el dibujo en Colombia. Más conocida como Rapiña ha realizado proyectos como La Maleta Fanzinera, el cual ha permitido a muchos artistas del continente dar a conocer su trabajo, contando historias que crean una marca e identificación por parte de sus espectadores.

FOTOGRAFÍA: La Maleta Fanzinera

La historia de Rapiña empieza en los personajes que dibujaba cuando era niña, de su interés por crear historias distintas a las que veía en televisión y de su mirada más profunda hacia lo que es la imagen, la cual, Catalina ve como una forma muy poderosa de contar las ideas y las historias que se tienen en la cabeza y se desean sacar a la luz.

Durante su niñez y adolescencia Catalina o “Piña”, como la llaman sus amigos, continúa dibujando y creando personajes, lo que la lleva a pensar en la imagen, como la manera en la cual quería desarrollarse en su futuro y decide empezar a estudiar fotografía en la ciudad de Bogotá, estudios que próximamente se convertirían en una especialización en Dirección de Arte en Argentina.

En este país, viviendo una cultura diferente y adentrándose a distintos y nuevos formatos de imagen y de representación, Catalina decide y descubre que puede hacer del dibujo y de la fotografía una unión para poder contar historias con una perspectiva diferente y de una manera en la cual ella se sentía más completa, ya que nunca había dejado de lado su pasión por el dibujo.

LEA TAMBIÉN: LUIS GARCÍA: LA HISTORIA DE UN EMPRENDEDOR EN ÉPOCA DE PANDEMIA

Después de haber terminado estos estudios, Rapiña vuelve a Colombia con un camino en el cual ya había generado un reconocimiento con sus fotografías en el exterior, con una idea más ligada hacia la ilustración y hacia el dibujo Catalina empieza a darse a conocer en plataformas en las cuales se divulga el trabajo de creadores de la imagen, la plataforma con más impacto para esta artista colombiana fue Flickr.

El trabajo Catalina, sus temáticas e historias en un principio estaban ligadas a problemáticas sociales y políticas que se estaban viviendo en la actualidad, su objetivo estaba direccionado a poder hacer de una manera más dinámica y visual lo que se estaba viviendo día a día y que tal vez estaba siendo presentado de maneras en las cuales existían personas que no se sentían identificadas.

Estas personas pasaron a ser los espectadores del trabajo de Catalina, que decide tiempo después empezar a hablar también sobre temas cotidianos, situaciones inverosímiles y personajes a los cuales ella decide retratar y contar sus historias en imágenes ilustradas.

Después de haber empezado a generar un reconocimiento grande a nivel latinoamericano, un trabajo más amplio y una red de contactos más extensa, Catalina Salazar genera un proyecto que, en la actualidad, es un pilar de talentos emergentes en el continente y de la difusión de su trabajo, de sus estilos y de sus diferentes maneras de lo que es el mundo.

LEA TAMBIÉN: LA CUARENTENA Y EL CUERPO QUE EN SU LUCHA POR ENCONTRARSE, DEJA MARCA.

La Maleta Fanzinera.

La fanzinoteca de La Maleta Fanzinera, es un proyecto que nace, en un principio, de la unión de colecciones y proyectos de Catalina y de varios de sus amigos en Perú , allí se realizó la primera exposición y al llegar a Colombia la idea de crear una colección más grande de trabajos seguía en pié y en ese momento se unieron al proyecto varios amigos más y así fue como comenzó a rodar La Maleta Fanzinera.

El objetivo central de esta iniciativa esta basado en la preservación y divulgación de fanzines colombianos y latinoamericanos, es un espacio en el que se pueden crear canales de conexión y de trabajo que pueden ser útiles para la creación de proyectos conjuntos que ayudan a que este tipo de comunicación tome cada vez más fuerza en diferentes redes y medios.

En la actualidad, Rapiña sigue trabajando como ilustradora para diferentes marcas y bandas, a su vez, dedica su tiempo a proyectos como La Maleta Fanzinera, que tienen un componente que Catalina considera muy importante al momento de querer generar visualización en trabajos ilustrativos, como lo es la divulgación por herramientas que brindan la posibilidad de una auto-publicidad como redes sociales y la creación de proyectos colaborativos que pueden crear redes de contacto y apoyo entre colegas.

En la actualidad, los fanzines han ocupado un terreno importante en el medio de la ilustración y la comunicación, muchos artistas como Rapiña, han decidido escoger este formato para compartir sus ideas, historias y opiniones respecto a lo que sucede a su al rededor, logrando una acogida amplia por un público que ha logrado sentirse identificado con las temáticas y con esta manera narrar.

Publicación anterior

Un 20 de julio bastante singular

Siguiente publicación

Radios comunitarias: Fuerza, resistencia y transformación social

Lina Gasca

Lina Gasca

Comunicadora social - periodista y fotógrafa, cree firmemente en la imagen como una fuente poderosa de transformación social, documentalista y fotorreportera.
Trabajo enfocado a la muestra de situaciones intrínsecas de la sociedad que necesitan una mirada distinta.