En Bogotá diariamente se están generando entre 6.300 y 6.800 toneladas de residuos (cerca del 24% de los residuos a nivel nacional), los cuales son llevados directamente sin ningún proceso previo al relleno sanitario de Doña Juana. Existe un aproximado de que tan solo 1.000 toneladas de residuos son recicladas y reutilizadas nuevamente.

Frente a la gestión de las políticas que se desarrollan en el relleno sanitario de Doña Juana, y que se han venido ejecutando en época de aislamiento, Lucero Castillo y su esposo Henry Benavides, habitantes de Ciudad Bolívar, hacen que estos tiempos de crisis sean un poco más llevaderos, su actitud positiva frente a la actual emergencia sanitaria, genera coraje para afrontar la adversidad. Y nos invitan a reflexionar frente al uso que le estamos dando a los residuos que arrojamos a la basura y a las actividades que realizamos en casa para obtener una estabilidad mental.

Lucero Castillo y su esposo Henry Benavides, Artesanos del reciclaje

La pareja de artesanos Lucero Castillo y su esposo Henry Benavides, crearon ‘Tejiendo Hilos de Amor y Vida Ciudad Bolívar’, donde transforman los residuos que usualmente consideramos como «basura» en fabulosas piezas de arte. Para apreciar de este característico museo tuve en cuenta las medidas de seguridad correspondientes a la cuarentena. Pase el Paradero de buses del barrio San Rafael y subí por la calle 72 a Sur, hasta el final de la cuadra. La casa se caracteriza por la peculiar panorámica que tiene de Bogotá, un bello jardín frontal en crecimiento y un dibujo en la fachada del hogar. Atravesar la puerta principal, me hizo recordar cuando Lucy -de las crónicas de Narnia-, descubre el místico ropero y entra en un mundo de fantasía. El museo no cuenta con mayor extensión, pero sus inusuales piezas artísticas trasportan a los asistentes a los cuento de hadas, haciendo que el espectador se deleite apreciando tal colección.

Lee también: Ciudad Bolivar una población en vía de extinción

El gusto por fabricar piezas artesanales con materiales reciclados llamo la atención de Lucero, quien decidió buscar el apoyo en diferentes instituciones. Dos lideres sociales del sector Julieth Benavides y Santiago Ariza fundadores del ColectivoCardio, lograron visibilizar esta gran labor, exponiendo las piezas artesanales en el parque del sector, donde tuvieron gran acogida por las familias de la comunidad.

El detonante creativo para que surgieran estas singulares piezas de arte ha sido la perdida de un ser querido. Era de suma importancia para Lucero, encontrara un pasatiempo donde se pudiera desahogar. Ese sinsabor, hizo que la artesanía convirtiera el dolor en un arte empírico, permitiendo que la mente desarrollara una habilidad y una disciplina para crear un museo con objetos que arrojamos a la basura.

Al ritmo del Rock en español y los alucinantes violines de Mago de Oz, Lucero en compañía de su esposo y su familia, construyen diferentes edificaciones, personajes y accesorios usando materiales como: las botellas plásticas, las cubetas de los huevos, las cajas y las bolsas de leche, las latas de cerveza, entre otros objetos. Con el propósito de fabricar un puente mágico para que las hadas pueden pasar sin problema alguno entre los dos mundos.

En diferentes momentos, Lucero, ha tenido que experimentar para fabricar las diversas artesanías. Me comentó que en distintas ocasiones se ha quedado sin pegamento, hecho que hizo que recurriera a métodos artesanales para lograr un adhesivo, con materiales que encontraba en su casa. A continuación explica cómo realizó un pegamento casero a partir de jabón, harina de trigo y papel higiénico.

Hay que mencionar que, Lucero, lleva fabricando calzado por más de 20 años para solventar los gastos de una familia y en los tiempos libres de los últimos 7 años, los dedica a la creación de piezas artesanales. Es por este motivo que no deja de soñar como todo artista, el poder vivir de sus grandiosas obras de arte. La coyuntura política, social, ambiental y cultural por la que atraviesa el país, debería permitir que nuevas industrias -fuera de la ‘rosca’ del reciclaje- obtengan la importancia que necesitan.

Lee también: Cuarentena sin techo ni comida

El país presenta tasas de reciclaje de 2% para materiales de construcción y 20% para plásticos, frente a tasas potenciales de reciclaje a nivel internacional del 50% y 40%, respectivamente.

(Tecnalia, 2017). POLÍTICA DE CRECIMIENTO VERDE DOCUMENTO CONPES 3934 DE 2018

En la ciudad de Bogotá estamos atravesando por diferentes problemáticas de carácter social como: las actuales emergencias sanitarias por el COVID-19 y el derrumbe del Relleno Sanitario de Doña Juana, los desalojos de las familias que viven en invasiones al sur de la ciudad, la migración de la pueblo venezolano, la pobreza extrema, entre otras. Estas problemáticas tomaron por sorpresa a los gobernantes de turno, porque no estaban preparados para asumir las contingencias presentes.  

Doña Juana, «la vecina que incomoda», el relleno sanitario de nuestra amada Bogotá. Ilustración de Laura Gil

Mientras se discute de qué administración o de qué funcionario fue la culpa, los malos olores seguirán afectando la salud pública de las comunidades vecinas y de los trabajadores mismos de este relleno sanitario. La acumulación desordenada de los desechos orgánicos de los habitantes, provocará una catástrofe ambientalista. Los diferentes componentes que arroja la descomposición de la basura no se tuvieron en cuenta. La lixiviación, -que es un liquido que puede pasar a través del suelo-, contaminando las aguas subterráneas; Y el gas metano, producido por la descomposición y putrefacción de los desechos sólidos. Este ultimo componente puede detonar una gran explosión. Para Mauricio Bernal, la explosión de este año fue algo mínimo, según sus declaraciones:

 “Empezaron a especular y a comparar este caso con otras emergencias. Pero el derrumbe de 1997 hubo una explosión y llegó basura hasta Usme. En el del 2015 fueron 750.000 toneladas. En esta ocasión calculamos que fueron 80.000 toneladas, que para un relleno que recibe 6.500 toneladas de basura al día, es algo insignificante”

Declaraciones de Mauricio Bernal, representante Legal del Centro de Gerenciamiento de Residuos Doña Juana S.A (CGR)

Para el 27 de septiembre de 1997, una gran explosión irrumpió la tranquilidad de los habitantes del sur la capital. La alta concentración de gas metano estallo arrojando un millón 200 mil toneladas de basura del relleno de Doña Juana asfixiando directamente a las comunidades de aproximadamente 20 barrios de cuatro localidades diferentes: Ciudad Bolívar, Usme, Tunjuelito y Rafael Uribe Uribe. No podemos olvidar que las autoridades a cargo de la administración del botadero quieren prolongar su vida útil hasta el 2070.

Por último, hay que resaltar la gran labor sociocultural, política y ambiental que desempeñan la Señora Lucero y Señor Henry, al crear este tipo de iniciativas porque ayudan a conservar, preservar y embellecer esta parte olvidada de la ciudad. No sobra mencionar que todo ha sido un proceso auto-gestionado y que la falta de apoyo y visibilidad para la comunidad de Ciudad Bolívar, es muy poca. Iniciativas como la anterior, deben ser más valoradas porque trasgrede la carga sociocultural, política y ambiental que no han implantado con las políticas capitalistas neo-liberales. con conlleva realizar esta labor.

Publicación anterior

LOS ARQUEÓLOGOS DEL FUTURO

Siguiente publicación

NAVEGANDO EN AGUAS TURBULENTAS

Sebastián Perdomo

Sebastián Perdomo

Fotoperiodista, amante de la imagen y de su estética. Sensible frente a la realidad del país del nunca jamás. Narrador de historias desde lo simple, lo sencillo y lo real del ser humano. Opositor de las políticas de Locombia y Polombia