Hace un año comenzaron distintas movilizaciones enmarcadas en el paro nacional. Durante estos doce meses han ocurrido numerosas movilizaciones, haciendo de este momento histórico, uno de los más agitados a nivel de protestas. En medio de las confrontaciones y el uso de la cultura como protesta, se conmemoró un año bastante agitado.

Un año después del comienzo de las protestas enmarcadas en el paro nacional, las protestas continúan en medio de represión y el silencio total de un gobierno ausente.  Fotografía por Ronald Ernesto Cano Gutiérrez

Muchas movilizaciones, mucho silencio

El gobierno Duque puede ostentar el récord de ser uno de los gobierno en donde se han dado más movilizaciones sociales durante su mandato. A pesar de la pandemia, las calles han sido escenario de múltiples protestas que han sido tristemente ignoradas por el gobierno.

Las movilizaciones han tenido en común la represión ejercida por la fuerza pública. La policía y sus distintas subdivisiones han estado en el ojo del huracán por abusos que han cobrado víctimas mortales. A pesar de esto, sus abusos han continuado y el gobierno y una parte de la sociedad siguen defendiendo y justificando este tipo de violencia.

Lea también: Paro pasado por el agua

Del otro lado, las condiciones de vida de los colombianos cada vez son peores y el estallido social se hace más inminente. Un desempleo rampante, el aumento de los crímenes de estado, la no implementación de los acuerdos de paz, entre muchas cosas generan un ambiente en donde la protesta se ha vuelto cotidiana.

Gases y batucadas

Las movilizaciones comenzaron hacia el mediodía en distintos lugares de la ciudad. En algunos lugares se realizaron movilizaciones y en otros se realizaron plantones. Con pancartas y muestras culturales se recordó todo el historial de protestas que se han dado durantes estos doce meses.

Lea también: Luchas campesinas: La defensa de la papa y la soberanía alimentaria

Pasado el mediodía se presentaron un par de choques entre la policía y los manifestantes lo que generó una fuerte reacción de la policía, que comenzó a reprimir todas las marchas que se daban en distintas parte de la ciudad. Hacia la mitad de la tarde, algunos manifestantes entraron a la Universidad Nacional desde donde se enfrentaron con la policía hasta las primeras horas de la noche.

En la noche continuaron los plantones enmarcados con movilizaciones culturales entre ellos el evento 21N: La realidad que no se ve, en donde nuestro medio estuvo presente.

Publicación anterior

Paro pasado por agua

Siguiente publicación

¡Dilan vive!

Equipo En Las Calles

Equipo En Las Calles

Equipo de reportería callejera de El Otro Parche