En la localidad de Rafael Uribe Uribe, hay un pequeño barrio ubicado en las partes altas de la montaña que se aprecia desde la estación Socorro. Dicho barrio llamado Buenos Aires, hace parte de esa gran cantidad de lugares de la ciudad de Bogotá donde la pobreza impera y a donde ni llegan las ayudas ni la cobertura de la telefonía móvil. Con toda esta precariedad la comunidad del barrio intenta sobrevivir pero solicitan soluciones a las autoridades.

La comunidad de Buenos Aires reclama ayudas, pues desde el comienzo de la cuarentena no han recibido nada.

Las contradiciones que se encuentran en muchos barrios populares de Bogotá, es una irónica presencia estatal. Facturación de servicios inexistentes, estrictos cobros prediales. Más allá de esto hay una ausencia total con respecto a la resolución de las necesidades básicas de las comunidades.

Lea también: Ciudad Bolívar: Una población en vía de extinción

Los habitantes del barrio Buenos Aires denuncian que reciben cobros por recolección de basuras, aunque los camiones no llegan a subir a esta zona. Razón por la cual improvisaron un botadero de basura que está colocando en riesgo la salud de niños y ancianos especialmente.

La cobertura de telefonía móvil es prácticamente inexistente, lo cual impide que exista educación virtual. Y aunque sus habitantes cuentan con teléfonos móviles intentar acceder a las plataformas educativas es bastante complicado. En algunos casos la solución ha sido congregarse alrededor de la casa de un habitante que cuenta con servicio de Internet y quien comparte su red WiFi.

Lea también: Altos de la Estancia ¿Cuestionable manejo de la situación?

Testimonios de una habitante del sector de Buenos Aires, localidad Rafael Uribe Uribe

Las denuncias también van orientadas a que las ayudas económicas no han podido ser reclamadas puesto que los trámites con los bancos han sido traumáticos. Básicamente la comunidad se sostiene gracias a la solidaridad de los vecinos, que en su mayoría trabajaban en servicios generales en casas y oficinas, o eran ayudantes en el transporte público.

Lea también: Cuarentena sin techo ni comida

La falta de recolección de basuras (servicio que si es cobrado), ha terminado en un improvisado basurero que pone en riesgo la salud de la comunidad.
Publicación anterior

Altos de la Estancia: ¿Cuestionable manejo de la situación?

Siguiente publicación

El arte urbano transforma el Callao

Ronald Ernesto Cano Gutiérrez

Ronald Ernesto Cano Gutiérrez

Cucuteño, desarrollador de software, activista, ciclista, cinéfilo y fotógrafo de calles, paisajes y luchas.