#Pareleoreja Un espacio para dar visibilidad a bandas, sonidos y festivales emergentes, alternativos, underground… toda esa movida alterna y que tal parece no tiene cabida en los grandes medios.

Full Knife Injection es una vieja conocida y como banda de metal que se respete, la alineación se actualizó.

Para quienes no la conocen, se trata de una banda de Death Metal Melódico que nació en 2009, como un proyecto de Diego Felipe Peña (guitarrista) y Diego Armando Gómez (baterista), al que posteriormente se sumó la potente voz de Karen Mahecha y que renovó sus filas con la integración de dos fichas brutales: Steven Cartajames en el bajo y Sebastián Márquez en la guitarra.

Lea tambien: La ciudad podrida punk rock y fanzine

En febrero de 2020, sin saber que se acercaba una pandemia y que los bares, junto a otros ‘venues’, tendrían que cerrar indefinidamente, la banda hizo la presentación oficial de su nueva alineación en la fiesta previa, la despedida de las bandas colombianas que participaron en el Hell and Heaven Fest, que contra todo pronóstico, se realizó en México. Esa noche, Full Knife Injection (FKI) fue la encargada de prender motores, para celebrar el tener 9 bandas colombianas en uno de los festivales de metal más importantes del mundo (Tenebrarum, Highway, High Rate Extinction, Apolo 7, Aire como plomo, Surviving y Perros de reserva). Era la despedida de las bandas de Bogotá.

FKI 2020

Regresando a la alineación, esa noche se subieron a la tarima de BBR los nuevos integrantes de FKI. Steven Cartajames comenzó en la música por allá en 1998, mientras tomaba clases con la maestra pianista Raquél García. Pasó por el conservatorio de la Universidad Nacional de Colombia y la Escuela de Música y Audio Fernando Sor. En este espacio compartió con maestros como Ricardo ‘Tacha’ Barrera, Juan Carlos Padilla, José ‘Chepe’ Ariza, Javier Pinto, Eddi Andreas entre otros. Actualmente, además de Full Knife Injection, trabaja con bandas como Inner Betrayer, Withering Void y Nonsense Premonition, y también ha participado en muchas otras.
Y también Sebastián Márquez. Ingeniero de sonido, pupilo de Tom Abella, miembro fundador de la banda Withering Void, que llegó con trayectoria de 11 años en el death metal melódico. Márquez también pasó por la Sor, de hecho fue allí que conoció a Steven y a otra camada de músicos que hoy están en diferentes bandas de metal.

Como a todas las bandas y las personas del planeta, los planes de 2020 sufrieron bastante. Luego de la presentación en BBR, la banda se presentó en la inauguración del Auditorio 7-27 (antiguo Downtown 7/27) y venía la grabación del Live Sessions con Factor Metal en BBar. De otro lado, venían ensayando juiciosamente para presentarse a la convocatoria de Rock al Parque. De hecho se presentó toda la documentación, pero cayó la cuarentena, los festivales al parque, al menos por 2020, se cancelaron y los eventos se cancelaron.

Esto no quiere decir que los músicos han estado de vacaciones, se han concentrado en la composición de su segundo disco (el primero lleva el título homónimo al nombre de la banda), ya que precisamente para esta meta fue que se decidió buscar a los dos nuevos músicos. Mientras se cocina ese laboratorio melódico, compartimos algunas de las postales que nos dejó esa noche de fiesta metalera en BBR.



Publicación anterior

TIERRA Y MAR EN LOS MUROS DE LA PATAGONIA

Siguiente publicación

El complejo retorno de los migrantes venezolanos

Jorge Zuluaga

Jorge Zuluaga

Mente creativa detrás de la dirección de arte y curador de las películas de CineTotuma.
Cinéfilo/Melómano/Fotógrafo
Maestro en Artes Plásticas y Visuales / Realizador Audiovisual